Pue’ Que Me Rajara

Foto: Virginio Urbina

¿Que vaya yo a verla…? ¡Ni manque esté loco!
¡Antes qu’ir a verla, primero me matan!
Pa mí, como muerta;
a mí no m’importa qu’esté güena o mala;
yo no tenga culpa de lo que le pasa.


Y… mira, mi cuate, por lo que más queras,
no güelvas a hablarme d’esa desgraciada;
ni quero oir su nombre,
ni quero, ya d’ella saber ni palabra.

Tú sabes, mi hermano, que yo la quería con todita mi alma;
harto a ti te costa qui a naide en el mundo, crioque ni a mi madre,
¡ni a mi madre santa he querido tanto como a aquella ingrata…!
¿Pa’ quén trabajando me pasaba el día…? ¿Pa’quén era todo lo que yo ganaba…?
¿Pa’quén mi cariño…? ¿Pa’quén mi constancia…?


Y aluego… ¿pa’ qué? Dimpués de todo eso, ya vites, manito, cómo jue la paga…
Dendi antes, mucho antes qu’ella se largara,
yo vide clarito que ya mi cariño no le daba di ala;
yo vide clarito qu’estaba a desgusto; ya no era la mesma mujer de su casa;
ya era sólo el lujo lo que le cuadraba… Y como soy probe,
y pa’ ella era poco lo que yo ganaba, no quiso la indina seguir siendo honrada,
s’echó pa’ la calle… se tiró a la vida… y jue una de tantas…

Y ora ‘qui han pasado dos años de qui anda
rodando y rodando mesmamente como si juera hilacha;
ora qu’está probe; ora qu’está mala;
ora que no tiene quen si ocupe d’ella,
ni quén se priocupe de lo que le pasa;
ora que ricuerda que cuando era güena nada le faltaba,
ora es cuando quiere que yo la perdone
y que vaya a verla, pero… ¡qué esperanzas!

¡Antes qu’ir a verla primero me matan!

Pero, oye, manito… aguárdati un pelo;
hazme una valona antes que te vayas; di ai sobre la mesa agarra esos jierros,
son los de mi raya.
Llévaselos todos… llévaselos luego.
No vaya a ser cosa de que li hagan falta…
Pero eso sí; júrame que no has de decirle de mí una palabra…
No quero que sepa que mi ocupo d’ella,
No quero que sepa ni quén se los manda,
porque, si si alivia, pue’ ser qui algún día,
la muy atascada, si alcanzara el punto de venir a verme
pa’ darme las gracias, y si viene a verme y en sus ojos prietos
-más prietos que su alma-, deviso que bulle siquera una lágrima,
pue’ que me ricuerde de cuando la quise con todita mi alma;
pue’ que me ricuerde que sólo vivía resollando el aire qu’ella resollaba;
pue’ ser que de nuevo me buiga esta cháchara,
y manque he jurado que nada ni naide,
por nada del mundo, mi hará perdonarla,
si ansina sucede… si ansina ricuerdo…
si miro en sus ojos siquera una lágrima…
antonces, mi cuate… ¿pa’ qué he d’engañarte?
Manque soy muy hombre… ¡pue’ que me rajara!


-Carlos Rivas Larrauri

[vía]

De todo, quedaron tres cosas

Foto de Virginio Urbina
La certeza de que estaba siempre comenzando,

la certeza de que había que seguir
y la certeza de que sería interrumpido
antes de terminar.

Hacer de la interrupción un camino nuevo,
hacer de la caída, un paso de danza,
del miedo, una escalera,
del sueño, un puente, de la búsqueda… un encuentro

Fernando Pessoa

Versión porno del poema Número 15 de Pablo Neruda

Gambling Jane

Me gustas cuando besas porque estás como pirada,
con los ojos en blanco y tu cara de ida,
parece que se te hubiera olvidado la pastilla
y parece que un dedo te cerrara la herida.

Como todo el deseo está lleno de mi ansia,
con tu lengua sigilosa, llenas el ansia mía.
Larva incompleta te pareces a mi ansia
y te pareces a la palabra ninfomanía.

Me gusta cuando lames y estás como a tu rollo
y estás como frotándote y emitiendo un murmullo.
Y no me oyes ni de lejos y mi mano no te alcanza:
déjame que me corra con el gemido tuyo.

Déjame que te bese también con estos labios,
rojos como una sangre, frescos como una fuente.
Eres como la noche licuada y oscura,
tu grito es de astro, tan salvaje y ardiente.

Me gusta cuando te corres porque estás como vencida,
pálida y piadosa como si hubieras muerto.
Un roce entonces, un susurro bastan.
Y estoy caliente, caliente porque no sea cierto.

-Diana J. Torres


[vía]

Los amorosos

Foto de to.wi

Los amorosos callan.
El amor es el silencio más fino,
el más tembloroso, el más insoportable.
Los amorosos buscan,
los amorosos son los que abandonan,
son los que cambian, los que olvidan.

Su corazón les dice que nunca han de encontrar,
no encuentran, buscan.
Los amorosos andan como locos
porque están solos, solos, solos,
entregándose, dándose a cada rato,
llorando porque no salvan al amor.

Les preocupa el amor. Los amorosos
viven al día, no pueden hacer más, no saben.
Siempre se están yendo,
siempre, hacia alguna parte.
Esperan,
no esperan nada, pero esperan.

Saben que nunca han de encontrar.
El amor es la prórroga perpetua,
siempre el paso siguiente, el otro, el otro.
Los amorosos son los insaciables,
los que siempre -¡que bueno!- han de estar solos.
Los amorosos son la hidra del cuento.

Tienen serpientes en lugar de brazos.
Las venas del cuello se les hinchan
también como serpientes para asfixiarlos.
Los amorosos no pueden dormir
porque si se duermen se los comen los gusanos.
En la oscuridad abren los ojos
y les cae en ellos el espanto.
Encuentran alacranes bajo la sábana
y su cama flota como sobre un lago.

Los amorosos son locos, sólo locos,
sin Dios y sin diablo.
Los amorosos salen de sus cuevas
temblorosos, hambrientos,
a cazar fantasmas.
Se ríen de las gentes que lo saben todo,
de las que aman a perpetuidad, verídicamente,
de las que creen en el amor
como una lámpara de inagotable aceite.

Los amorosos juegan a coger el agua,
a tatuar el humo, a no irse.
Juegan el largo, el triste juego del amor.
Nadie ha de resignarse.
Dicen que nadie ha de resignarse.
Los amorosos se avergüenzan de toda conformación.
Vacíos, pero vacíos de una a otra costilla,
la muerte les fermenta detrás de los ojos,
y ellos caminan, lloran hasta la madrugada
en que trenes y gallos se despiden dolorosamente.

Les llega a veces un olor a tierra recién nacida,
a mujeres que duermen con la mano en el sexo,
complacidas,
a arroyos de agua tierna y a cocinas.
Los amorosos se ponen a cantar entre labios
una canción no aprendida,
y se van llorando, llorando,
la hermosa vida.

Jaime Sabines

[vía]

Anarquismo

Autorretrato con Rómulo (junio de 2014)

La noche y el caos forman parte de mí.
Me remonto al silencio de las estrellas.
Soy el efecto de una causa del tiempo,
del Universo [quizás lo excedo].
Para encontrarme, debo buscarme entre las flores,
los pájaros, los campos y las ciudades,
en los actos, las palabras y los pensamientos de los hombres,
en la noche del sol y las ruinas olvidadas de mundos hoy desaparecidos.
Cuanto más crezco, menos soy.
Cuando más me encuentro, más me pierdo.
Cuanto más me pruebo, más veo que soy flor
y pájaro y estrella y universo.
Cuanto más me defino, menos límites tengo.
Lo desbordo todo. En el fondo soy lo mismo que Dios.
Mi presencia actual contiene las edades anteriores a la vida,
los tiempos más viejos que la tierra,
los huecos del espacio antes de que el mundo fuera.

Fernando Pessoa

[vía]